11 ene. 2017

Tropas coloniales francesas en la Primera Guerra Mundial

Los coloniales de Francia en la Gran Guerra 1914-1918


ÁFRICA


Los magrebíes 


     En vísperas de la Gran Guerra las tropas auxiliares indígenas ya acompañaban a las unidades de la metrópoli de la ´Armée d´Afrique´ (legión extranjera, zuavos, infantería ligera y cazadores de África). Se potenciaron unidades de tiradores, ´goumiers´ y ´spahis´ (cipayos) entre las diversas tribus y etnias de la colonias francesas del Magreb y en 1913 a participaron en el desfile de la fiesta nacional del 14 de julio en París, representando a las tropas coloniales provenientes del imperio en una fuerzas armadas que proyectaban un probable conflicto europeo.

´Spahis´argelinos desfilan en París (1914)
     Nada más iniciada la guerra las tropas del norte de África se hicieron cargo de las operaciones en Marruecos y garantizaron la soberanía francesa sobre Argelia. Varios regimientos de marcha se hicieron rápidamente operativos para responder a la orden de movilización general. Los primeros norteafricanos llegan a Europa entre agosto y septiembre de 1914: veinticinco mil argelinos, la mayoría voluntarios, ubicados en el frente nordeste. Son los primeros combatientes de los 170.000 que aportará Argelia a lo largo de toda la guerra, donde estaba regulado el alistamiento; pero las necesidades de una guerra total obligaron en ciertos momentos al reclutamiento forzoso de miles de soldados, lo que que provocó protestas y varias revueltas en el país. Túnez y Marruecos también aportaron su correspondiente contingente humano al conflicto: 62.000 tunecinos y 37.000 marroquíes combatieron en los frentes franceses o en los frentes orientales. Nada más llegar a suelo francés en septiembre de 1914, cinco batallones de cazadores indígenas son reasignados con urgencia en una brigada marroquí y arrojados a la batalla del Marne. Los supervivientes de la brigada integraron más tarde el 1er. regimiento de tiradores marroquíes. 


Tiradores marroquíes en la prensa






Postal de guerra con marroquíes



     Las enormes necesidades humanas a lo largo del conflicto forzaron la constitución de nuevas unidades del Ejército de África. Hasta el año 1918 se crearon siete regimientos más de infantería de marcha solo con magrebíes y dos regimientos mixtos con zuavos y tiradores.

Batallón tiradores argelinos parte para Francia

´Spahis´argelinos escoltando columna de prisioneros alemanes

     El Ejército de África también aportó a partir de 1915 gran parte de las tropas enviadas a luchar contra los turcos en los Dardanelos, y posteriormente contra los alemanes, austríacos y búlgaros del Eje, integrados el cuerpo expedicionario de oriente. Protagonizaron hechos destacados: en 1918 la 1ª brigada de tiradores marroquíes reforzada con dos escuadrones de cipayos atacó el flanco de cuerpo de ejército alemán de Von Kluck forzando su retroceso; la brigada Jouinot-Gambetta, formada con dos regimientos de cazadores africanos y el 1er. regimiento de cipayos marroquíes toma la ciudad de Uskub (hoy Skopje). Poco después Bulgaria solicitó el armisticio; en 1917 el destacamento francés palestino-sirio encuadrado en el ejército británico de Allenby, participa en la toma de Damasco con sus cazadores, tiradores y cipayos norteafricanos, que fueron posteriormente enviados al Líbano.


Bandera y soldados condecorados del 7º Rgto. tiradores argelinos

Tiradores marroquíes

     Las unidades de infantería magrebíes fueron de las más nombradas con honor en los partes de guerra de las fuerzas armadas francesas, logrando cientos de condecoraciones, pero con unas cifras de muertos o desaparecidos que llegaron a los 25.000 entre los argelinos, 12.000 los marroquíes y 10.000 los tunecinos, además de las decenas de miles de heridos e inválidos por lesiones de combate.

El general Joffre condecora miembros regimiento colonial marroquí

     Además de las aportaciones de hombres para la milicia, cinco millones de magrebíes contribuyeron al esfuerzo de la guerra, tanto en labores industriales como agrícolas.


Los senegaleses


Tiradores senegaleses desfilando en París

     Se les atribuyó el nombre genérico de senegaleses a todos los africanos negros reclutados en el África occidental francesa (AOF), ya que aunque Senegal era uno de los territorios de referencia (más amplio que el actual), también incluía hombres provenientes del sur del Sahel, los entonces Costa de Marfil, Dahomey, Sudán francés y Guinea francesa en su mayoría, sin descartar a otros del África Ecuatorial francesa (AEF) con territorios en el Congo y al este del lago Chad.

     Poco antes del comienzo de la guerra había un total de 35 batallones con 30.000 tiradores repartidos en todas las colonias francesas africanas: 2 en Argelia, 13 en Marruecos, 1 en Madagascar, cuatro regimientos de 3 batallones cada uno en el África Oriental más 2 en reserva, un regimiento de tres batallones en el Chad y otro regimiento de dos batallones en Gabón. 

Senegaleses hacia el frente aclamados por mujeres francesas

     En 1914, entre agosto y septiembre, 10 de esos batallones son enviados al frente europeo con resultados desiguales. A pesar del heroísmo de los veteranos tiradores provenientes de los batallones de Marruecos, la inexperiencia del resto causa una enorme cantidad de bajas, incrementadas por diversas patologías infecciosas que sufrían los africanos debido a las condiciones climáticas. En diciembre participan en los choques de Ypres y Dixmude en los que pierden un tercio de los efectivos; ello provoca la retirada del frente de los batallones senegaleses, que se acuartelan en el sur de Francia y en campos argelinos.

Coraceros franceses con senegaleses, 1914

     Pero el devenir de la guerra provoca más y más demanda de combatientes y el continente africano no es ajeno a la llamada. Nuevos reclutamientos consiguen que en 1917 se alinearan en Francia 80 batallones de tiradores senegaleses, entre los que luchaban en el frente y los que servían de apoyo en retaguardia. A mayores se crea un cuerpo expedicionario para el frente de Europa Oriental, en el que participan 18.000 tiradores negros.
Revista de tropas senegalesas del presidente Poincaré

     Entre abril y mayo 35 BTS participan en las inútiles ofensivas del Aisne y de Chemin de Dames, sufriendo de nuevo terribles bajas cercanas al 50% de los efectivos. Llegado 1918 Clemenceau encarga al diputado africano Blaise Diagne la misión de conseguir más reclutas en África; el ejército francés estaba al límite de sus esfuerzos y necesitaba más hombres para la batalla, a pesar de la llegada de los norteamericanos. Diagne realiza una gira por el África negra francesa, consiguiendo 70.000 hombres a pesar de numerosas revueltas que estallaron contra los alistamientos forzosos. En marzo de ese año los 40 BTS que estaban en Francia sufren con muchísimas bajas el tremendo golpe sorpresa de la última ofensiva alemana, aunque buen número de ellos participan heroicamente en la defensa de la ciudad de Reims, que logran salvar en julio.

Desfile triunfal de batallones tiradores senegaleses
Medallas militares para heridos de guerra senegaleses

     Al finalizar la guerra se habían reclutado 183.000 tiradores para los batallones senegaleses, de los que 134.000 fueron mandados a Europa y el Magreb; se contabilizaron alrededor de 29.000 muertos o desaparecidos y 36.000 heridos, es decir la mitad de los efectivos destinados.



Los somalíes

Insignia del Rgto. somalí

     El batallón somalí se crea en Madagascar en mayo de 1916, con elementos reclutados en Somalia,  las Comoras y el cuerno de África. Son llevados a Francia en junio ya con el nombre formal de 1er. Batallón de tiradores somalíes. Destinados a la reparación de carreteras sus integrantes rechazan los trabajos, a los que únicamente regresan bajo promesa de que pronto se les enviará al frente a combatir. Tras varias protestas, en octubre se decide convertir el batallón en una unidad de refuerzo al prestigioso regimiento de infantería colonial marroquí, con el que entra en combate el 24 de octubre por primera vez, en el destacado asalto al fuerte Douaumont. Como la recuperación del fuerte tiene una gran repercusión, la bandera del regimiento marroquí obtiene la Cruz de la Legión de Honor, y dos compañías somalíes obtienen la Cruz de Guerra. En mayo de 1917 participan en la sangrienta batalla del Chemin des Dames, y posteriormente en octubre de 1917 también en la victoria de la batalla de Malmaison, siempre dentro del regimiento marroquí, obteniendo varias menciones en el parte de su división.
     Ya en mayo y junio de 1918 los somalíes intervienen en la tercera batalla de l´Aisne, con menciones en los partes del ejército y obteniendo por segunda vez una Cruz de Guerra para su bandera. Muchos de sus oficiales, suboficiales y soldados también son premiados con galardones individuales al valor en combate. Combates que causaron un total de 562 muertos en las filas somalíes y cerca de 1.200 heridos.


INDOCHINA

Tiradores annamitas en trincheras

     Al iniciarse la guerra y bajo la orden de movilización, las unidades destinadas en la Indochina francesa se reagruparon de la siguiente forma: el 11º regimiento de infantería colonial formada en cuatro batallones exclusivamente de europeos, los 9º y 10º regimientos de infantería colonial (seis batallones de europeos), el 1er. regimiento de tiradores annamitas (4 batallones), el 4º regimiento de tiradores tonquineses (3 batallones), los 4º y 5º regimientos de artillería colonial, a los que había que sumar dos compañías de ingenieros indígenas y unidades supletorias de policía. Estos regimientos no son destinados nominalmente al frente europeo, pero suministraron varios cuadros de oficiales y de infantería que participaron en operaciones en la metrópoli o en el frente de Europa oriental.





Tiradores tonkineses en formación, París

     Ya en año 1912 se había pensado en alistar indochinos en caso de una guerra en Europa, estimando llegar a la cantidad de 200.000 en caso de orden de movilización. Una cifra exagerada ya que en realidad no llegaron a ser 100.000 los indochinos enviados a Francia durante la Primera Guerra Mundial, a los que se empleó mayoritariamente en trabajos de fortificaciones en el frente o retaguardia, en las fábricas e incluso en los jardines transformados en huertos del ´Château´ de Versailles.

     Una vez comprobado el buen resultado ofrecido por el primer contingente de indochinos como auxiliares sanitarios en Francia, las autoridades coloniales comenzaron a reclutar infantes para batallones de apoyo creados ad-hoc para ellos. Se les encargará de labores de apoyo a las unidades del frente: construcciones, reparación de carreteras y vías férreas, avituallamiento y conservación de acuartelamientos. Entre 1916 y 1918 hubo más de 43.000 indochinos destinados en la retaguardia de los frentes franceses y de oriente: 24.000 formando batallones de apoyo, 9.000 como sanitarios y otros 5.000 como conductores o administrativos.


Fanfarria batallón tiradores indochinos
Campamento tiradores tonkineses


     Pero también se emplearon en cuerpos de combate de primera línea; cerca de otros 5.000 se encuadraron en cuatro batallones: el 7º y 21º de tiradores indochinos en Francia y el 1º y 2º de tiradores indochinos en el frente de Europa oriental. El 7º batallón se creó en febrero de 1916 para reforzar los regimientos de infantería de la 19ª división francesa, participando en los terribles combates de Chemin des Dames; se disuelve en diciembre de 1919. El 21º batallón se forma en diciembre de 1916, se le encarga la vigilancia de campos de aterrizaje y de carreteras en el Aisne; en 1917 participa en la defensa contra los alemanes en los Vosgos, y al fin de la guerra acuartelado hasta su disolución en abril de 1919. En el frente oriental el 1er. batallón de tiradores indochinos desembarca en Salónica en mayo de 1916, llega a Monastir en 1917 donde combate a búlgaros y austríacos hasta julio de 1918, reembarcando en enero de 1919. El 2º BTI también es destinado a la retaguardia de Salónica en mayo de 1916, protagonizando ataques y contraataques contra fuerzas austríacas, albanesas y búlgaras hasta noviembre de 1918.

Annamitas en Salónica, frente oriental


     Al final de la guerra se contabilizaron 1.123 muertes entre los indochinos de los batallones en combate.

     La administración colonial no solamente reclutó soldados y tropas auxiliares, también se ocupó de incorporar trabajadores indochinos para el esfuerzo bélico: entre 1915 y 1919 unos 49.000 de esos trabajadores llegaron a Francia. Administrados por el servicio de trabajadores de guerra, fueron empleados como obreros rasos o especializados según su valía; sus habilidades y eficacia hicieron que muchos de ellos llegaran a trabajar en las nuevas industrias de la época como la automovilística o la aeronáutica.
Obreros annamitas trabajando en fábrica munición 
Obreros indochinos en Francia

     Finalizada la contienda, cierta cantidad de esos soldados y obreros decidieron quedarse en suelo francés. Por lo que no sería vano pensar en que varios de los indochinos que frecuentaron entonces las costumbres occidentales se parasen a reflexionar sobre su estatus de colonizados, y formasen el embrión del futuro movimiento nacionalista e independentista de sus tierras de origen.





     Por último mencionar que 277 tonkineses del 9º RIC de Hanoi formaron parte del batallón colonial siberiano que combatió a los soviéticos junto a los aliados en 1918.




LAS ´VIEJAS COLONIAS, EL PACÍFICO Y LA INDIA.


     El servicio militar en las ´viejas colonias´ (Guadalupe, Martinica, Guayana y Reunión) era reivindicado como un derecho igualitario con la metrópoli por gran parte de su población, y como ciudadanos franceses de derecho desde 1848 muchos de sus reclutas formaban parte de los regimientos de infantería colonial del imperio.


´Poilus´martiniqueños

     Nada más iniciada la I Guerra Mundial caen los primeros combatientes de Guadalupe en las escaramuzas de fronteras y en el Marne; los sargentos Bambuck, Antenor de Grand-Bourg y el cabo Pitot de Basse-Terre se cuentan entre los primeros caídos franceses de la contienda. Entre 1914 y 1918 101.600 habitantes de Martinica, Guadalupe y Guayana fueron movilizados, de ellos 29.000 incorporados a filas y enviados a zonas militares; en la isla de Reunión se movilizó a 6.000 de sus hombres. Tristemente 2.290 hombres de las llamadas ´viejas colonias´ nunca regresaron a sus hogares. 
     En lo que concierne a las colonias del Pacífico, 1.134 melanesios de la Nueva Caledonia lucharon en el frente, donde cayeron 541 entre muertos y heridos. En la Polinesia se crea el batallón del Pacífico, que sufrió 332 muertos contabilizados en el frente. Por otra parte, algunos polinesios sirvieron en el cuerpo expedicionario australiano y neozelandés (ANZAC), que sufrió enormes bajas en los Dardanelos. 


Formación en Noumea (Nueva Caledonia) esperan barco para Francia

Tiradores canacos del batallón del Pacífico en Francia

     También llegaron 500 reclutas de los establecimientos franceses en la India, Pondychéry (hoy Puducherry), de los que cayeron 75 en los campos de combate.




EL ÍNDICO: MADAGASCAR Y COMORAS.


Reclutas malgaches
     Más de 30.000 tiradores coloniales malgaches y comorianos participaron en la guerra. De entre ellos diez mil fueron encuadrados en los regimientos de artillería pesada y 2.500 sirvieron como chóferes de camiones y automóviles. El resto formaron 21 batallones de apoyo, indispensables para mantenimiento y vigilancia de vías de comunicación, así como para el avituallamiento de las divisiones de primera línea. Sin embargo algunos de estos batallones también acabaron combatiendo en el frente, como el 1er. batallón llegado de Diego-Suárez y enviado directamente a la línea de fuego o el 12º batallón (2 cias. malgaches y una comoriana) que se cubrió de gloria en combates durante 1917 perdiendo 23 oficiales y 197 tiradores. En 1918 el batallón fue asignado al sector de los Vosgos y al cabo de un mes nombrado como 2º batallón de cazadores malgaches en honor al valor demostrado.
Tiradores malgaches
  
Auxiliares malgaches en una cía. de dirigibles

      En Europa oriental el 4º batallón de tiradores malgaches participa en la ofensiva franco-serbia del frente de Macedonia.
     El recuento final de bajas en la Gran Guerra para Madagascar y Comoras fue de 3.010 muertos y 1.835 heridos.

     Por otra parte, otros 5.300 malgaches fueron llamados a Francia como mano de obra para fábricas de armamento o destinados en construcciones necesarias para la defensa nacional.





Coloniales de distintos orígenes fueron reclutados en el ejército francés durante la Primera Guerra Mundial





Fuente: sitios libres de internet
             revues.org
             cndp.fr
             wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario